"Necesitamos darnos un tiempo"



Le dije que necesitaba tiempo. Me pareció menos cruel que reconocer que tenía bastante claro que no quería nada con ella. No es que no quisiera nada, pero no estaba dispuesto a acatar sus reglas que, en realidad, no son las suyas, porque son bastante universales. No quería que el compromiso modificara mi comportamiento cuando ella no estaba a mi lado. No quería arriesgarme a que la cosa fuera a más y así echarla de menos, no quería tener ganas de ver una peli en el sofá a su lado en vez de salir con mis amigos, ni quería desear dormir sólo para dormir con ella. Cuando estábamos juntos, el resto del mundo no importaba; sólo ella y yo. Y era genial. Pero yo necesitaba más, y el problema es que no necesitaba más de ella, sino del mundo. Sentía que necesitaba todo lo que Universo estuviera dispuesto a darme. Y ella limitaba ese Universo.
Le dije que necesitaba tiempo. Y en ese tiempo, el Universo me dio grandes cosas; mujeres bonitas, nuevas personas con las que compartir experiencias, lecciones que otros me enseñaron… El Universo me dio grandes cosas, pero fueron cosas superficiales que se arraigaron a mi recuerdo pero no a mi vida.
Le dije que necesitaba tiempo, y simplemente desaparecí. Dejé preguntarle cómo estaba y de responder a sus llamadas. Y ella, poco a poco, dejó de llamar. Y yo, poco a poco, dejé de pensar en ella.
Le dije que necesitaba tiempo, y en ese tiempo, fui feliz. Fui feliz porque el Universo me dio grandes cosas. Pero el Universo, al igual que las personas, reparte alegrías y penas según su capricho. Y al paso del tiempo, las penas llegaron. Para entonces, las mujeres bonitas se habían marchado y ni siquiera recordaba sus nombres, las experiencias que compartí no eran más que un espejismo y las lecciones que otros me enseñaron no eran más que teoría poco práctica. Y ya sólo me quedaba el tiempo, un tiempo que ya no necesitaba. Necesitaba un abrazo, un beso, consuelo, una mirada, una frase de ánimo. Y se lo pedí al Universo. Entonces éste se rió de mí y me respondió que ya me había dado todo eso, pero que yo lo había intercambiado por el tiempo.


¡Si te gusta, únete en Facebook o Twitter!




2 comentarios: