Vivamos como galegos y jodamos como conejos.



Solía comparar a las personas con Él. Sí, <Él> con mayúscula, porque era como un ser superior. Eso es lo que pasa cuando idealizas a alguien. A pesar de que ya no lo amaba, un día lo hice. A Él, y solo a Él. A causa de esto, equiparaba a los hombres con los resquicios ardientes y dolorosos del pasado. A veces pensaba que tenían que ser como Él para que funcionara, porque solo con Él había funcionado. Pero nunca logré nada parecido. 

Leyendo la novela Que la muerte te acompañe, de R. Mejide, encontré un pasaje bastante clarificador:

“Como si de una venganza de cínicos se tratase, había comprendido que su corazón era siempre divisible por la mitad (una mitad para ella, y otra para la persona amada). Pero de lo que nadie la había advertido es de que cada vez que lo dividimos, los sentimientos que puede albergar nuestro corazón son cada vez más pequeños”.

¿Qué pasa cuando no divides el corazón y simplemente lo entregas por completo? Cuando te crees que no son como los demás y descubres que nunca son como los demás, hasta que se convierten en ellos, hasta que no encuentras nada que los haga destacar, y dices, vale, te quiero... ¿pero por qué? Y lo mejor es sentarse a esperar a que se te pase ese estúpido sentimiento de amor, cuando llegas al punto de no encontrar respuesta a tu propia pregunta.

Pero todo eso es muy deprimente y victimista. He aprendido que hay gente que quiere, y no puede, y personas que ya no quieren poder más. No quiero poder querer, no quiero poder sentir, no quiero poder entregar una parte de mí que ya no existe. Al menos no de la manera en la que debería. Solo bombea sangre, carente de todo lo intangible y filosófico que se le atribuye. Eso me lleva al sexo.

Del polvo venimos, y en polvo nos convertiremos. Es absurda la manera de actuar de la raza de humana. Que simple y patética es. Cómo las palabras lo transforman todo. Hay ciertos conceptos que son universales, como un armario, que sirve para guardas cosas, un lápiz,  un perfume... Pero por otra parte, hay miles de cosas que no podemos clasificar, ni siquiera definir, porque no tienen un término exacto. Como el amor, que depende siempre de los ojos que lo miren, de cómo lo entienda cada persona, o la amistad, o la diversión... Al fin y al cabo, cada uno tiene una forma de vivir y sentir diferente. 

Pero creo que el sexo es un concepto bastante preciso. Meter y sacar, simple. Aunque hay más detrás de eso, pero es así en un concepto más preciso y resumido. A todos nos gusta follar. Después está lo que conlleva, sentimientos derivados de él. Cariño, vicio, amor, amistad, novedad, descubrimiento, pasatiempo, aburrimiento... Podría pasarme horas anotando calificativos, pues hay muchos motivos que nos llevan directamente a follar, siendo claros. 

Están los que no lo sienten de la misma manera, que necesitan ciertos sentimientos afectivos, y que se lo toman de un modo poco natural “¡oh, ha dicho follar!” (sí, que escándalo), “Yo no follo, yo hago el amor” y esas cosas, que son muy respetables también, pero que no comparto. Hablo de ello como puedo hablar de la película que vi ayer, pues es hora de darse cuenta de dónde cojones venimos, y cómo hemos llegado a formar parte de este mundo y... ¡EUREKA! Tus padres echaron un polvo y por eso estás aquí. Otra cosa son los detalles íntimos, que son personales y desvelarlos, apagaría la magia. 

Y bueno, el amor es pasajero la mayoría de las veces, puedes follar sólo con aquel al que amas, pero cuando dejes de sentir eso, si lo haces (prepárate para estar bien jodido, de un modo diferente y nada placentero), y lo vuelvas a sentir por otro, quizá te des cuenta de lo que te has perdido, o que realmente no estabas enamorado, o que hay muchas cosas por descubrir todavía.

Sí, los que están jodidos sufren más que los que joden. Así que jodamos bien, y jodamos duro.


3 comentarios:

  1. Estamos delante de una mujer con criterios firmes y poco amor. Cierto es que meter y sacar, es una descripción apropiada para lo que la mayoría hace. ¿Pero te has parado a pensar en aquel momento en que ese "ejercicio" llenaba dentro de ti algo más que el agujero de tu vagina? Cuando no eras esa persona que se esconde detrás de una coraza de rencor que vomita líneas al mundo llenas de dolor disfrazadas de cinismo y sarcasmo?

    Si, follar se ha vuelto normal, ¿pero cuantos de los que follan son realmente felices? Liberar fluidos y diluir tensiones siempre viene bien, pero también hay quienes salen a correr, patinar, etc.

    A lo que me refiero es que si el acto de follar se toma como eso está genial. Pero cada "mete saca" implica un sentimiento, que sea de culpa, frustración, remordimiento o amor depende de ti. Por lo que veo lo último no aplica a tu persona.

    Quizás es que es más valiente quien se atreve a buscar con quien follar a quien se atreve a amar.

    Quizás también no aciertes a la primera, quizás sufras en el camino. Pero eso sucede en todos los aspectos de la vida. Si te resignas a comer solo cuando tienes hambre, nunca experimentarás el placer de comer, la misma regla aplica a muchos otros aspectos.

    Eres bastante joven por lo que veo en tu foto y guapa sin duda. Así que me pregunto porqué has fallado en el amor. Puede ser que busques ese ideal que solo cuando no lo buscas aparece en tu camino. Cuando ya has tocado fondo y lo ves pero es que has follado tanto que simplemente piensas que será lo mismo de siempre.

    No se. Podría escribir durante horas acerca de todo esto.

    Un placer leerte por cierto. No consideres esto una crítica, tómalo como alguien que escribe desde su punto de vista. El amor quizás no sea el mejor "follador" pero seguro que te hará sentir la mejor follada del planeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de nada, aunque las historias a veces estén escritas en primera persona, algunas de ellas no son más que eso, historias.

      Por otro lado, no tener ganas de enamorarse a veces, simplemente, es una elección. No tiene por qué ver con daños colaterales de nada. Es como las parejas que deciden no tener hijos; no tienen por qué haber tenido ningún trauma relacionado con hijos ni nada parecido.

      Y sí, follando o no follando, soy feliz. Y estudio, pinto, escribo, salgo, entro, duermo y hago muchas cosas que me hacen feliz.

      "Así que me pregunto porqué has fallado en el amor". No he fallado en el amor.

      Gracias por tu comentario. Un saludo :)

      Eliminar
  2. Aunque digas que son historias, se ve un perfil muy marcado en las mismas. Cheers

    ResponderEliminar