Bésame, luego te explico.



Tengo ganas de besarla, pero no es el momento. No me gustaría que me correspondiera por las circunstancias; es un momento de debilidad. Tampoco estoy seguro de que ella quiera. Es extraño; normalmente no me hago tantas preguntas, actúo sin más. Pero, normalmente, sé que no tendré que enfrentarme a la situación el día siguiente, porque nunca hay día siguiente con mujer alguna. Y con ella sí, con ella sí lo habrá, y es probable que la vea hasta el último día de mi vida.
Me cuenta muchas cosas que no podría reproducir porque, a decir verdad, no le estoy prestando toda la atención que se merece. Pero el movimiento de sus labios al hablar me desconcentra. Apoyo la cabeza en la butaca, y simplemente la miro. Su belleza natural es de esas que no aburre. Creo que se ha dado cuenta de que estoy con la mente en otro sitio, pero en ese otro sitio, también está ella. Sonrío levemente, porque ella también lo hace. Entonces se ríe. 

-Mi novio y yo solíamos pasar algunas noches de juerga en una casa abandonada. Hasta que dejó de estar abandonada.
Mantengo la mirada fija al frente. Novio. Tiene novio. No me lo esperaba. Aunque eso tampoco importa demasiado; no puedo sentir que pierdo algo que ni siquiera he llegado a rozar con la punta de los dedos. Me siento como en el cuento de la lechera. Me imagino vestido de lechera, con el cántaro roto en el suelo, y me río de mí mismo.
-Bueno, mi ex novio –rectifica.
Vale, no tiene novio. Me imagino de nuevo vestido de lechera, pegando con cola extra fuerte los trozos del cántaro roto. 

Deslizo mi brazo derecho por la parte baja de su espalda. Me acerco lentamente, mostrando mis pretensiones, pero sin besarla. Quiero que tenga tiempo de apartarme, si es lo que desea. No me gustan los besos robados.
La situación no parece desagradarle, así que la beso. Primero con un roce casto y sutil, y después con más intensidad, pero la justa que el momento requiere.


NO ESPERES A QUE TE LO PIDA. BÉSAME, LUEGO TE EXPLICO.
 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada