Siento que desees marcharte



Sé que soy difícil, lo sé. Pero también nos fue difícil dejar atrás la nada; llegar a un lugar siempre supone apartar la pereza y comenzar a andar. Y anduvimos. Subimos, bajamos, entramos, y reímos. Incluso nos desnudamos. Y eso nos supuso un gran esfuerzo, y ahora estamos exhaustos. Y ahora, tú tampoco respiras bien. 

Quizá fue por Él, quizá fue por mí, quizá fue por ti. Fuese quien fuese el culpable, siento que ahora desees marcharte. 

Si fue por Él, lo siento. Siento que Él haya existido y se llevara consigo algo que no volverá. Porque así son las personas que se van; siempre te roban un poco de ti, y pocas veces te dejan algo con lo que suplir la carencia de lo apropiado. No existe una despedida bonita, no la hay llena de alegría y buenas palabras, porque si no, no habría despedida, pues nadie querría marcharse. Puede haber teatro, eso sí, pero detrás de ese espectáculo solo está el eufemismo que enmascara la falta de afecto, con una banda sonora que corea un “ya no te quiero”. Al menos, ya no te quiero lo suficiente. Si fue por Él, lo siento. Lo siento por no haber sido fuerte, por haberme dejado romper, por haberme dejado matar. Porque los humanos podemos morirnos a trozos, y no son siempre las mejores partes las que sobreviven.

Si fue por mí, lo siento. Siento no haber sido lo que esperabas que fuera. Siento mis manías, los delirios, las desconfianzas. Siento mi soledad, mi falta de meditación, mi irracionalidad, mi impulsividad. Si fue por mí, siento no haber estado a la altura de tus deseos.

Si fue por ti, lo siento. Siento que no pudieras ver la otra parte de la balanza. Siento que no fueras capaz de ver lo bueno que hay en mí. Si fue por ti, lo siento. Siento que no te completaran mis risas, que te pesaran mis lamentos, que te cansaran mis temores. Si fue por ti, siento que no te cautivara mi sonrisa, que no percibieras el esfuerzo que en ella había por llenar de luz tus zonas sombrías. Siento que no te enamoraran mis ojos, que no leyeras en ellos mis versos. 

Siento que ahora desees marcharte. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario