Lágrimas saladas, pérdida de dignidad

No recordaba que las lágrimas eran tan saladas. No recordaba que llorar entumecía la garganta y me impedía hablar. Ahora creo que es mentira eso que sucede en las películas, cuando alguien habla tan digno mientras las lágrimas le resbalan por la cara, porque juro que traté de mantener la dignidad delante de ese desconocido, pero no pude. La voz apenas me salía y casi tuve que susurrar. 

Él no me esperaba así, joven. Y yo no lo esperaba a él así, joven. Así nos lo hicimos saber. Me dijo que era nuevo en la zona. Siempre me atendía un gordo con cara de gilipollas que me caía bastante mal. Estoy demasiado enfadada como para apiadarme del gordo. Ayer me había hecho ilusiones porque me iban a cambiar la máquina de oxígeno por una más pequeña, mucho más, cuya batería duraba 4 horas. Y todo esto, tras reclamar en dos ocasiones, y tras conocer a un hombre de 64 años que tenía una así, casi tan pequeñita y manejable como yo. Sin ruedas, para llevar a la espalda, sin dependencia de un Hulk que me las subiera por las escaleras. Ahora tengo una máquina mucho más grande, mucho más pesada, mucho más visible, mucho más fea, mucho más ruidosa, pero cuya batería dura más. Ahora tengo una cabreo mucho más grande, mucho más pesado, mucho más visible, estoy más fea, más ruidosa, y no sé cuánto tiempo voy a durar. Porque, me cago en la puta, ¡el tamaño sí importa!

Me doy cuenta de lo mucho que ha cambiado mi vida cuando mi "alegría" se sustenta en conseguir una máquina más pequeña. Ya no en un vestido nuevo, ni en aprobar un examen sin casi haber estudiado, ni en que pongan una canción de AC/DC en un garito de perreo. 

Realmente, ahora solo quiero pegar a todo el mundo, romper la máquina con un martillo. Quiero no ser fuerte, Quiero dormir todo el día, y toda la noche, y todo el día, y toda la noche. Quiero darle un puñetazo al puto gordo.

Y odio a las personas sanas, así que voy a recordarme a mí misma un fragmento de SOLO RESPIRA. Y después a dormir. Ah, no, que tengo fisioterapia en el hospital. Con suerte el mundo se habrá acabado antes de las 12:30 y podré saltarme la sesión. 

"Todos queremos lo que no podemos tener. Yo no puedo correr, y por eso desearía poder hacer footing todos los días, pero no me dedico a odiar a los que pueden hacerlo y no lo hacen. Tadeo desearía poder escuchar música. Alberto desearía poder tener las dos piernas. Yo no deseo tener piernas, porque ya las tengo, ni deseo poder oír música, porque ya lo hago. Los enfermos desean lo que no tienen: salud. Quien tiene salud, desea otras cosas que no tiene, y no podemos ser tan capullos de odiarlos por eso. Seguramente, si yo estuviera sana, ni siquiera saldría a correr. Sería una gorda, vaga y sedentaria apalancada en el sofá, deseando poder acudir a una gala de los Oscar. ¡Y vosotros también! Y esa tía con cáncer que dice amar tanto la vida, cosa que no dudo, no tiene por qué amarla más que una persona sana. Estar enfermos no nos convierte en unos abanderados de la vida, ni en un ejemplo de nada, ni siquiera nos convierte en unos valientes, porque no lo somos; valientes son los que tienen la opción de luchar o huir y deciden quedarse a afrontar la batalla, pero todos nosotros somos unos cobardes que saldríamos cagando leches si pudiésemos hacerlo. Y esa tía también. Si esa tía pudiera, se dedicaría a perder el tiempo, como hace todo el mundo. 
>>Es muy fácil dar clases de moralidad a los demás con esas frases azucaradas de “Ama la vida, es maravillosa” o “No pierdas el tiempo, que es efímero” y todas esas idioteces. La vida no es maravillosa, es dura, y es dura para todos: los enfermos y los sanos. Al igual que un pobre no nos viene a exigir que apreciemos nuestro dinero, o un sin techo no nos recrimina lo poco que cuidamos nuestra casa si la tenemos sin barrer, nosotros no somos nadie para hacer sentir mal a las personas sanas con esta clase de vídeos."



Conoce mi segunda novela SOLO RESPIRA, que puedes comprar en Amazon (Click aquí) o a través de estas otras opciones (Click aquí)

Para cualquier duda, aclaración o asunto que te apetezca comentarme, puedes escribirme un correo electrónico a novelas@andreavilarino.com 
También puedes agregarme al Facebook buscando "Novelas de Andrea Vilariño".

4 comentarios:

  1. Uno de los fragmentos que más me gustaron, el que más he comentado con las amigas que lo han leído.
    Creo que tienes todo el derecho del mundo a estar cabreada y querer pegar a gente. Todos los estamos muchas veces por lo que escribes, porque no tenemos lo que queremos.
    Espero que tu enfado con el mundo pase pronto. Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Elena. Gracias por leerme y por tus palabras. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. ESTOY EN LA MISMA SITUACIÓN, EXULTANTE CON LOGRAR UN CONCENTRADOR DE OXIGENO ULTRALIVIANO PARA VERME UN POCO MEJOR...

    ResponderEliminar